30/7/09

Fiestas

Fiestas
La Virgen de las Nieves (5 de agosto).-Antiguamente, la gente del pueblo preparaba el día anterior una suculenta merienda para la que se había reservado un buen cordero, gallo,... no faltaban los dulces (roscón..) y la bebida (cristalina agua de la zona y vino). Con todo ello acomodado en cestas se iniciaba el descenso hasta la ermita de las nieves: se salía por el camino de las Eras, se bordeaban las tierras de Lao y se encaminaba uno hacia Lioneza. Antes de acudir a la ermita se buscaba una buena sombra y se dejaba allí la comida.
La misa Mayor estaba precedida, igual que en la actualidad, por una procesión en la que cuatro mozas solteras del pueblo de Anllares sacaban en procesión a la Virgen alrededor de la ermita. La imagen que se saca en dicha procesión no es, sin embargo, la talla antigua que se supone data del siglo XIII.
Una vez celebrada la misa, la gente se reunía con sus familiares y amigos más próximos y daban buena cuenta de la comida llevada.
A continuación, las orquestas de los pueblos que comparten esta fiesta, se situaban en el corredor de la casa próxima a la ermita y tocaban para celebrar un pequeño baile. También era muy típico el realizarse las "fotografías al minuto" gracias a las cuales muchos pueden recordar el encanto de aquella época.
Cuando llegaba el atardecer y el sol de agosto no apretaba ya tanto, se aprovechaba para recoger todo y emprender el camino de regreso al pueblo, donde, por la noche, se celebraba un animado baile.
El día 6 de agosto: día de las Nievinas, se celebraba nuevamente misa (una sola) en la ermita, se comía de las sobras del día anterior, pero no en los prados próximos sino en el pueblo y se celebraba un baile por la noche. Era, en definitiva, un resumen sencillo de la fiesta grande del día anterior.
Actualmente, el punto álgido de la fiesta es el antes y el después de la misa Mayor. Los escasos habitantes del pueblo y muchísimos de los nacidos en él o descendientes de estos se reúnen entorno a la ermita de las Nieves y aprovechan para saludar a las personas que ven de año en año, cuando menos, mientras se toma algún refrigerio, pues el calor de agosto sigue siendo fiel a la fiesta salvo contadísimas ocasiones, quizás sólo la del milagro de Nuestra Señora.
Una vez terminada la última misa, comienzan las despedidas y las familias van a comer... pero ya no es la sombra del prado próximo quien los va a cobijar, sino algún restaurante cercano, su domicilio en la, ahora, próxima Ponferrada,... y, en el mejor de los casos, la casa del pueblo de sus antepasados.
Eso sí, por la noche, un gigantesco camión desparrama, en un abrir y cerrar de ojos, un escenario en la plaza del pueblo y llena de Kw de luz y sonido la habitual calma de la canícula veraniega.

























San Bernardino de Siena (20 de mayo).-Antiguamente, el 20 de mayo se celebraba una procesión en la que desfilaban por las calles del pueblo los elementos siguientes y por el orden que se citan:
1º) El Pendón.
2º) Un Estandarte.
3º) Una Cruz de orfebrería.
4º) San Bernardino.
5º) Santa María de Anllares.













El Pendón.- Es propiedad del pueblo de Anllares pero se conserva habitualmente en la iglesia del pueblo o en la ermita de la Virgen de las Nieves. Se desconoce su origen, aunque sí se sabe que fue restaurado en torno a 1985 por las mujeres del pueblo.
El responsable o persona de contacto es el alcalde pedáneo.
Características del pendón:


La tela, tiene la típica forma de señal (dos puntas y un corte central), es de material sedoso y está rematada en todo su contorno, a excepción de la que le une al palo,  por flecos de 3 cm. de longitud.
Las dimensiones de la tela son las siguientes: El largo superior mide 360 cm., el largo inferior 185 cm y el largo en el vértice medio181cm. siendo su altura de 258 cm.

Los colores  que presentan sus cuatro bandas de unos 50 cm están unidas por una cenefa ocre/dorada de unos 4,5 cm.  Y los colores son: Rojo Carmesí (1ª y 4ª banda) representativo del Reino de León , Crema (2ª banda) color que se relaciona con la señal de paz en la guerra, con el premio militar y con los cultos al Sacramento y el Verde (3ª banda) que presentan la mitad de los pendones que se conservan en la provincia de León y que puede que esté relacionado con la Reconquista (el verde es el color del Islam).
La vara/palo mide 472 cm. rematado con una cruz dorada de 19 cm. lo que hace un total de casi 5 metros. El diámetro del palo es de 5,10 cm.
La cruz que remata la vara/palo es de color dorado (bronce ?) y consta de una estructura cuya longitud total es de 19 cm. (7 cm. de encaje al palo, 12 cm de longitud la cruz y 9 cm de longitud de los brazos de la misma). Atada a la base de la cruz van 3 cintas dobles con los tres colores representativos del
    pendón (rojo, verde y crema).

Para más detalles sobre el tema de los pendones es imprescindible visitar la página http://www.pendonesleoneses.com/




















Santa María de Anllares.- Talla de la Virgen desaparecida y que actualmente se sustituye por la que aparece en la imagen con una corona del siglo XVIII, esta sí, de enorme valor artístico también restaurada en el 2006.















El Palo Mayo.- También en este día, se buscaba un palo muy largo por la zona de "Vallescuro", zona situada a la izquierda en dirección a Valdeprado. Los bueyes que traían el palo regresaban con un adorno de papoulas en los cuernos (la papoula es una flor amarilla que, según mis informantes -léase Nazario hijo-, podría ser la de la foto) .
Al llegar al pueblo el palo se colocaba en un terreno situado en dirección Este al poco de pasar delante de la iglesia. En el extremo del palo se colocaba un monigote relleno de paja al que se le recitaban poesías satíricas que tenían mejor o peor acogida entre los allí reunidos. Algunas de aquellas composiciones fueron producto del magín de un antepasado nuestro, en concreto del tío-bisabuelo Saturno González...

¡Oh, glorioso San Bernardo!(*)
¡Cuántos te vienen a ver!
No vienen por ver el Santo,
vienen por comer y beber.
(*)
Todavía hoy es muy típico hablar de San Bernardo, de la fiesta de San Bernardo, etc. aunque, recordamos, el Santo es San Bernardino.


Cuentan, los que tienen memoria para ello, que los visitantes no aceptaron de muy buen grado la glosa y optaron por poner tierra por medio y abandonar la fiesta.

En pocas ocasiones las rimas de Saturno debieron dejar indiferentes a los visitantes:


¡Vengan todos a mi casa,
que cerní por un peneiro,
unos pocos de salvaos
pa dar a los forasteiros!



No cabía duda, al hermano de nuestro bisabuelo Francisco no le caían en gracia los visitantes gorrones.

La comida, como la de las Nieves, era copiosa y no faltaban los roscones y brazos de gitano para el postre.

Al anochecer, como no, un acordeonista amenizaba el baile

La Noche de San Juan (23-24 de Junio)
Aunque ya olvidada todavía hay constancia de la costumbre de celebrar la noche de San Juan en Anllares del sil. El Antropólogo Carmelo Lisón Tolosana en su obra "Antropología Cultural de Galicia" , recoje lo siguiente en relación con dicha festividad:



"...En Anllares las hogueras se hacían en los caminos de entrada al pueblo y en las esquinas del mismo; esta costumbre, que también se da en Galicia, la interpreta Lisón Tolosana como un rito de exorcismo y de purificación de todos los males que vengan del exterior, a la vez que una expulsión de los que hay dentro."





"...También es bueno tomar el rocío para los hombre"s y los animales. En Anllares era creencia común que las personas y los ganados debían tomar rocío de la noche de San Juan para que no les entrase la sarna."




















































Página NO oficial de Anllares del Sil
Autores:
Los hijos de Flora y Nazario